La inflación de México repunta a 6%, su mayor nivel en más de 3 años

El repunte de los precios de los combustibles provocó que la inflación de la primera quincena de abril fuera dos veces mayor al objetivo del banco central.

La inflación de México se aceleró durante la primera mitad de abril a su mayor nivel en más de tres años y con ello duplicó el objetivo del Banco de México, impulsada principalmente por alzas en los precios de los combustibles.

El índice de precios al consumidor de México registró un incremento de 6.05% a tasa anual, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Esto ya se esperaba, esto no debe ser un problema. Lo que está ocurriendo es algo que ya habíamos anticipado, esto no es más que el espejo de la fuerte caída que vimos en marzo y abril de 2020”, explicó Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA.

La cifra es por arriba del 5.84% proyectado en un sondeo de Reuters, y se trata del mayor registro de la inflación general desde la segunda quincena de diciembre de 2017.

La inflación subyacente se ubicó en 4.13% anual, por arriba del 4.08% esperado por el mercado.

El economista en Jefe de BBVA dijo el miércoles en conferencia que conforme se vayan abriendo los servicios y se eliminen los cuellos de botella en alimentos, la inflación volverá a tener un comportamiento “más normal”.

“Vamos a volver a ver otro pico en la inflación en noviembre y diciembre, el espejo de la caída que vimos en noviembre y diciembre de 2020″, previó.

Los datos publicados refuerzan expectativas de que el Banco de México mantendrá la tasa de interés referencial sin cambios en su actual nivel de un 4% en su anuncio del 13 de mayo.

El banco central mantuvo en marzo sin cambios la tasa de interés de referencia, en un 4%, citando un incremento en las expectativas para la inflación al cierre de año.

El organismo tiene una meta permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual. Sólo en la primera quincena de abril, los precios al consumidor crecieron un 0.06%, según el INEGI, mientras que el índice subyacente avanzó un 0.18%.

Los rubros que más incrementaron sus precios durante la primera mitad del cuarto mes fueron los energéticos, seguidos de alimentos, bebidas y tabaco, y de mercancías no alimenticias.

Cómo afecta la inflación a mis ahorros

Una de las ventajas de la inflación es que ayuda a reducir el valor de las deudas. Además, provoca que la gente prefiera consumir hoy en vez de más tarde, puesto que los precios entonces serán más caros. Sin embargo, el gran riesgo de la inflación es la pérdida de poder adquisitivo que provoca en los ahorros de las personas.

Cuando existe inflación, el dinero pierde valor y merma nuestra capacidad de compra. Un euro hoy no es lo mismo que un euro dentro de un año. Podemos observar sus efectos cuando, por la adquisición de un mismo bien o servicio, deberemos pagar más dinero.

En el siguiente gráfico, mostramos la pérdida de valor de un patrimonio de 500.000€ a lo largo del tiempo, tomando como inflación el objetivo de IPC marcado por el BCE del 2%.

Gráfico de evolución de la inflación sobre el ahorro

Cómo batir a la inflación mediante la inversión

Por todo lo anterior, los ahorradores deberían tener, como mínimo, el objetivo financiero de conseguir un rendimiento superior a la inflación.

Sin embargo, la situación actual de mercado, no favorece al ahorrador más conservador. Pues, los activos tradicionalmente considerados “libres de riesgo” como los depósitos bancarios, no dan rendimiento o, incluso, tienen rentabilidad negativa como ocurre con las letras del Tesoro. En diferentes foros podremos leer otras recomendaciones como los bonos ligados a la inflación o el oro, conocido tradicionalmente como “activo refugio”.

En los bonos ligados a la inflación, tanto el nominal como los cupones, se ajustan a la evolución de los precios y, por tanto, podrían parecer una fórmula atractiva para protegernos de una pérdida de poder adquisitivo ante un escenario de tipos de interés cero y ante la ya existente tasa de inflación. No obstante, no hay que menospreciar la volatilidad que podríamos observar en este tipo de emisiones por su elevada duración ante una subida de los tipos reales.

Por otra parte, invertir en oro, puede ayudarnos a descorrelacionar y diversificar las carteras de inversión. Sin embargo, debido también a su gran volatilidad, deberemos hacerlo siempre a través de asesores financieros profesionales que nos puedan ayudar a seleccionar el producto más adecuado y el porcentaje que debe pesar dentro del global de mi cartera de inversión.

Hoy en día, mientras los tipos de interés se mantengan bajos y los activos “libre de riesgo” no supongan una alternativa rentable, deberemos organizar nuestro patrimonio en función del horizonte temporal de nuestros objetivos vitales/financieros.

El dinero que vayamos a necesitar para cubrir nuestras necesidades más inmediatas, deberá depositarse en activos con liquidez diaria y con ausencia de fluctuación, pese a que ello suponga renunciar a cierta rentabilidad. Por ejemplo, fondos monetarios o cuentas corrientes.

Sin embargo, aquel ahorro destinado a los objetivos más largoplacistas, deberían invertirse en productos que, a cambio de una mayor asunción de riesgo, ofrezcan un rendimiento neto de impuestos superior a la inflación en el largo plazo. Aquí cobra especial relevancia conocer perfectamente la tolerancia al riesgo por parte del ahorrador. En función de su perfil de riesgo, se elabora una cartera bien diversificada, tanto por tipo de activo como geográficamente, que busque batir la tasa de IPC en el medio plazo amortiguando en la medida de lo posible las fluctuaciones en el más corto plazo.

Con información de Reuters

Fuente: https://expansion.mx/economia/2021/04/22/inflacion-mexico-repunta-6-su-mayor-nivel-en-mas-de-3-anos https://www.atlcapital.es/ahorro/que-es-inflacion-y-como-afecta/