Mentalidad de escasez: tips para cambiarla por una mentalidad de abundancia

Todos tenemos limitantes cuando se trata del dinero, seamos conscientes o no. Aquí cómo identificarlas y avanzar para tener una vida abundante financieramente hablando

La escasez está relacionada con nuestro sesgo de negatividad porque se trata de la creencia de que no hay suficientes recursos para todos. En ese sentido, el dinero se vuelve una lucha por conseguir, una tendencia a escatimar y a acaparar lo que es nuestro.

Sin embargo, una mentalidad de escasez impide que alcancemos muchas de nuestras metas, mientras que una mentalidad de abundancia –la cual se basa en el paradigma de que hay mucho para todos– podría ser mucho más benéfica en términos financieros e incluso emocionales.

¿Consciente o inconscientemente tienes mentalidad de escasez y quieres cambiarla por una mentalidad de abundancia? Estos tips te pueden ayudar a averiguarlo y a hacer algunos cambios, si es necesario:

Haz un viaje al pasado

Tal vez tu relación con el dinero, el ahorro o el despilfarro tienen una raíz emocional en tu pasado. Intenta hacer una reflexión profunda para comenzar. Trata de recordar cómo fue tu crianza y sobre todo trae a la mente algún recuerdo incómodo relacionado con el manejo del dinero, esa es una muy buena forma de comenzar a tomar el control de tu relación con él.

Desaprende de los demás

Lo que aprendiste sobre el dinero en etapas anteriores de la vida configuran la persona que eres hoy, pues afectan cómo te sientes, la forma en que actúas y los resultados que obtienes.

Una mentalidad de escasez en torno al dinero puede crear ansiedad y confinarte a limitaciones basadas en el miedo. Esto puede llevarte a un círculo vicioso en el que solo tratas de contenerte a ti mismo para evitar un problema.

Los especialistas sugieren desaprender cualquier pensamiento negativo sobre el dinero para alcanzar tus metas financieras y el primer paso es conocerte mejor a ti mismo. Practica escribiendo esas experiencias y con el tiempo serás capaz de identificar patrones. Si lo prefieres, trata el tema con un profesional en terapia, el punto es identificar los hábitos aprendidos de los demás que has adoptado como propios para empezar a hacer diferentes las cosas.

Enfócate en lo que tienes

Si piensas cambiar de carrera o de trabajo ¿eres de los que piensa, pero “no hay mucha competencia” o “no hay suficiente campo de trabajo”? Esas son ideas basadas en lo que no tienes y una mentalidad de escasez ve limitaciones en lugar de oportunidades. 

La solución: procura ver el vaso medio lleno, o sea piensa en tus experiencias y habilidades, en aquello que te podría dar una ventaja si decides dar el salto. Incluso un despido es una buena oportunidad para dejar atrás la autocompasión y darle el rumbo que quieres a tu vida profesional, tú decides con qué ojos ver el entorno.

Rodéate de gente con mentalidad de abundancia

Se dice que las personas y cosas que nos rodean provocan un efecto en nuestro bienestar, pueden ayudarnos a vivir mejor o convertirse en agentes nocivos. Pregúntate cómo es la gente con la que pasas la mayor parte del tiempo. Si detectas que no te gustan, comienza a relacionarte con personas cuya vida sea una fuente de inspiración para ti.

Fuente: https://www.forbes.com.mx/mentalidad-de-escasez-8-tips-para-cambiarla-por-una-mentalidad-de-abundancia/

y tú ¿Qué tipo de mentalidad tienes?