Elige el tipo de inversión ideal de acuerdo a tu edad

Actualmente existen muchas opciones de inversión, entre nuevos instrumentos financieros como las monedas digitales, y los tradicionales como las divisas en acciones y bonos, por lo es natural preguntarse, cuándo, cómo y en qué invertir.

Si bien siempre es el mejor momento para hacer crecer el capital, existen momentos en la vida donde diferentes inversiones pueden contemplarse de acuerdo al perfil y los objetivos determinados de cada edad.

En este post mencionaremos algunas de las mejores opciones de inversión según la edad de cada inversionista.

Antes recordemos que existen dos tipos de inversiones:

  • Las inversiones financieras, que son aquellas que tienen como meta la obtención de activos financieros, no son productos físicos y su valor proviene de un contrato o acuerdo y no de su uso.
  • Las inversiones físicas o económicas, que son las que se adquieren a través de activos tangibles, como un terreno residencial o de inversión, una casa, departamentos para estudiantes y oficinas para rentar a profesionistas o empresas. Su valor proviene de los rendimientos que genera su uso o de su posterior venta, una vez que se hayan incrementado su costo.

Algunos ejemplos son los Certificados de la Tesorería de la Federación (CETES) y las criptomonedas, entre otros.

En este artículo agrupamos en 4 rangos de edad y perfiles, algunos consejos de inversión para tomar mejores decisiones e identificar la mejor inversión, sea financiera o física, según el rango de edad que tengas.

Inversiones entre los 25 y 35 años

Esta es la mejor etapa para empezar a invertir, mientras más joven se es, menos compromisos financieros se han adquirido. Es el momento de crear o incrementar el capital.

En el caso de las inversiones financieras, los jóvenes son los clientes ideales de los activos de renta variable, donde las ganancias se entregan como dividendos o por compraventa de dichos activos, pero, si no hubieran ganancias o el precio de los activos decreciera, aún se cuenta con independencia económica.

Algunos ejemplos de inversiones financieras de renta variable son: las acciones, como las de las empresas que cotizan en la bolsa o los fondos comunes de inversión, donde los inversionistas comparten un patrimonio común constituido por valores que pueden variar de acuerdo al mercado.

En el caso de los inversiones físicas o económicas, es la edad perfecta para invertir en terrenos de inversión, ya que no es urgente que los rendimientos se vean reflejados y sí, es la etapa de cimentar el patrimonio para el futuro.

Inversiones entre los 35 y 45 años

Quienes han iniciado una familia o un negocio en la etapa anterior, comienzan a abordar las inversiones en un tono mucho más conservador que los más jóvenes, ya que, las nuevas responsabilidades económicas requieren mayor flujo de efectivo que antes.

En esta periodo de vida, aunque aumentan los ingresos, también han aumentado los egresos, por lo que se aconseja diversificar las inversiones, equilibrando el capital empleado, entre las de activos de renta fija, como una propiedad que puede rentarse a terceros, y una variable, como alguna participación en las acciones de una empresa de reciente creación o criptomonedas.

Las diferencias entre una y otra son, que la renta fija se refiere a los activos que producen un rendimiento – como su nombre lo dice- fijo, por lo regular a largo plazo, sin que este aumente o decrezca considerablemente a pesar del paso del tiempo y la renta variable corresponde a los activos que rápidamente pueden crecer su valor pero con la misma rapidez pueden perderlo, por lo que pueden no ser muy estables.

Es importante en esta etapa, si no se cuenta ya con uno, realizar un plan de ahorros en el que se puede depositar parte de los rendimientos adquiridos de las inversiones.

Inversiones entre los 45 a 55 años

Las prioridades han cambiado en periodo de la vida, los hijos ya están creciendo, los gastos han aumentado y, lo más recomendable es que la mayoría de las inversiones se dirijan hacia activos de renta fija, cuyos rendimientos vayan preparando la etapa del retiro.

No es necesario dejar de invertir en activos de renta variable, pero sí hacerlo planeando cuánto se puede arriesgar, en caso de que no se cuente con otras inversiones para amortizar una posible caída de divisas.

Adquirir un seguro de gastos médicos, o seguro de inversión para el retiro, en esta etapa, es una excelente idea para proveer cualquier imprevisto que pueda poner en riesgo el capital formado.

Para algunas personas en esta etapa, la compra de bienes inmuebles, es una forma de asegurar un ingreso al momento de ser adulto mayor, ya que se cuenta con un ahorro que al invertirse en dicha adquisición, no los descapitaliza por completo.

A diferencia de otro tipo de terrenos, en los terrenos comerciales se puede empezar a construir un negocio apenas se liquide, por lo que, en los años consiguientes éste representará ingresos para el retiro.

Inversiones entre los 55 y más

Este es una etapa para disfrutar de los rendimientos en las inversiones realizadas en etapas anteriores de la vida, pero, si no se ha invertido antes, este es el momento ideal para aprovechar el capital adquirido en el transcurso de los años.

Las inversiones físicas, como los terrenos comerciales, se convierten en activos de renta fija ideales para este momento, al obtener debido a ellos un ingreso permanente derivado de su uso o renta.

Si aún se desea invertir una parte del capital en inversiones de renta variable, lo más recomendable es decantarse por inversiones en divisas históricamente seguras, que aunque tienen una menor rentabilidad que otras de mayor riesgo, a largo plazo se mantienen estables.

Metales preciosos como el oro, han demostrado su estabilidad, sobre todo en los momentos de crisis económica, cuando los bancos mundiales acuden a sus reservas en dicho metal, sin embargo, si no se conoce bien de este tipo de instrumentos, habrá que pagar a un asesor que realice la gestión de las inversiones, lo que elevaría el costo de las mismas.

Invertir en activos inmobiliarios es un acierto financiero en cualquier etapa de vida

La recomendación general de los expertos, es que mientras más joven se sea, mayor será el porcentaje del ingreso que se puede invertir en renta variable, y a mayor edad, mayor será el porcentaje destinado a renta fija.

Esta recomendación también es conocida como la regla del 120, en donde a dicha cantidad, se le restan los años cumplidos y el resultado es el porcentaje que se puede invertir en activos financieros de renta variable, que irá disminuyendo conforme se aumenta en edad.

Una opción predilecta de inversión, debido a su estabilidad y protección contra la inflación, es el sector inmobiliario. Para obtener la mayor rentabilidad de ella, aún sin ser experto, hay que aprovechar la oportunidad de adquirir activos, en los sitios que se encuentran en desarrollo, adquiriéndolos a un costo bajo que irá creciendo con el tiempo.

El sureste mexicano y su potencial de inversión, es una excelente opción inmobiliaria. Es un destino favorito para el establecimiento de grandes empresas que traen consigo proliferación de negocios y desarrollo urbano en torno a ellas, además de encontrarse actualmente en un crecimiento exponencial en el rubro las bienes raíces.

Creditos: https://www.bmfinversiones.com/blog/tipo-de-inversion-segun-tu-edad