Tipos de Inversiones Financieras

Normalmente, cuando un inversor principiante se acerca al mundo de los Mercados Financieros suele hacerlo atraído por la Bolsa y, en particular, por la operativa sobre Acciones individuales. Sin embargo, una vez superado este escalón inicial, comenzará a darse cuenta de que la inversión abarca mucho más que las empresas del Ibex-35. Cuando alcance ese punto, se preguntará: ¿cuáles son los Tipos de Inversiones disponibles en los mercados de trading?

Tipos de Inversiones Financieras

En los mercados financieros, junto a las acciones sobre empresas, un inversor tiene a su disposición la posibilidad de invertir en multitud de tipos de activos. Hoy en día, con las facilidades que nos ofrecen las mayoría de la plataformas de los brokers, no tiene mucho sentido que nos dediquemos a operar únicamente en Bolsa.

La primera cuestión que habría que resolver es la siguiente: ¿cómo debemos clasificar las inversiones financieras?. En su día, en el blog ya escribimos un artículo hablando de los diferentes estilos de clasificación de los tipos de inversión. Tal y como vimos, no existe un único modo estándar para hacer esto y, en realidad, cada experto usa la catalogación de inversiones que considera más adecuada según su punto de vista.

Por supuesto, se podría discutir largamente sobre este tema pero mi opinión a este respecto es bastante clara. Por un lado, creo que la división por tiempo no hace referencia a una tipología sino a un plazo. De hecho, según dicha definición, las acciones de una misma empresa podrían pertenecer a diferentes modalidades de inversiones.

Por otro lado, no creo que sea correcto hablar de clases de inversiones en función de la herramienta que estemos utilizando para acercarnos al mercado. ¿Qué diferencia esencial hay entre invertir en el Ibex mediante un Fondo de Inversión o mediante un ETF?

Por tanto, desde mi punto de vista, lo más correcto al hablar de tipos de inversiones es referirnos al tipo de activos que queremos incorporar en nuestra cartera. Así, por ejemplo, podríamos tener una cuenta dedicada a inversiones en Bolsa y otra cuenta especializada en inversiones en Metales (como, de hecho, hacen muchos traders experimentados).

Tipos de Activos de Mercados Financieros

Una vez aclarado lo anterior, pasamos a ver cuál podría ser una clasificación de los tipos de inversiones (según los activos involucrados). Hay que tener en cuenta que las divisiones no son algo totalmente rígido y, por tanto, quizás en otro sitio podáis encontrar que algún activo ha bailado de un tipo a otro. Sin embargo, creo que, en líneas generales, la estructura que voy a exponer es la más óptima.

La división en tipos de inversiones no es algo meramente teórico. En realidad, nos puede ser muy útil a la hora de decidir cómo vamos a estructurar nuestra cartera de trading. Habrá inversores que se sientan cómodos operando con cualquier tipo de activo en la misma cuenta. Sin embargo, habrá otros que prefieran llevar un control más rígido de los resultados y no deseen que, por ejemplo, su operativa con acciones se vea afectada de ningún modo por su operativa en materias primas.

Pues bien, desde mi punto de vista, los tipos de inversiones financieras más comunes entrarían dentro de la lista siguiente.

– Acciones
– Indices de Bolsa
– Divisas
– Metales
– Materias Primas
– Energía
– Bienes Inmobiliarios
– Bonos
– Renta Fija de Corto Plazo
– Inversiones Alternativas
– Depósitos Monetarios

¿Cuáles son las Inversiones principales?

A continuación, paso a comentar con un poco más de detalle cuáles son las inversiones principales que podemos encontrar en cada uno de los puntos anteriores.

1. Acciones de Bolsa

Es la modalidad de inversión más conocida y, normalmente, la primera con la que suele tomar contacto el inversor principiante. Son las que reciben más publicidad y, además, son las más fácilmente accesibles a través de las plataformas de los brokers bancarios. Esto hace que sea muy simple para el neófito lanzar una orden de compra sobre un valor determinado.

Las Acciones de Bolsa suelen agruparse en diversos índices en función de la capitalizacion de las empresas subyacentes. Así, ordenadas de tamaño mayor a menor, podemos hablar de Blue Chips, Large Caps, Medium Caps, Small Caps, Mini Caps y Micro Caps. En general, a menor tamaño, las acciones suelen tener mayor rentabilidad anualizada y mayor volatilidad asociada.

Por supuesto, también hay inversores expertos que operan con Acciones, aunque generalmente suelen hacerlo para incluirlas en sus carteras de largo plazo y no para realizar trading de corto plazo.

2. Indices de Bolsa

En realidad, es una variante del tipo anterior. Sin embargo, he preferido ponerlo por separado porque la inversión en índices suele atraer a inversores más cualificados que en el caso de las acciones. Probablemente, el motivo es que la compra de un índice no puede hacerse de forma simple y directa. Por contra, deben utilizarse herramientas específicas tales como Futuros, Opciones, CFD, Warrants o ETF. Por desgracia, la mayoría de las personas sólo suele realizar las cosas si son sencillas.

La ventaja de los índices es que nos permiten invertir en la economía de una región o de un país sin tener que arriesgarnos a elegir una única empresa para depositar todo el capital. Por ejemplo, si tenemos confianza en Italia, podremos invertir en el índice MibTel en vez de hacerlo en la empresa ENI.

3. Divisas

La inversión en pares de divisas (tales como Euro/Dólar, Dólar/Yen o Libra/Dólar) suele realizarse mediante las plataformas de los brokers de Forex, aunque también puede hacerse mediante otros derivados financieros como Futuros, Opciones, CFD o Warrants.

En general, los brokers Forex (Foreign Exchange) presentan mejores comisiones que el resto y permiten un apalancamiento descomunal de 1:100, 1:200 o incluso 1:400. De ahí el gran éxito que ha experimentado este mercado en los últimos años, alimentado por multitud de traders novatos que buscan enriquecerse en poco tiempo. Es muy peligroso dejarse seducir por este juego, pero quiero dejar claro que lo arriesgado no es el Forex en sí mismo, sino el hecho de no saber operar con cuentas de apalancamiento tan elevado.

4. Metales

Se trata de un tipo de inversión interesante ya que los inversores más experimentados la suelen utilizar como cobertura de la operativa en Bolsa (tal y como ocurre, por ejemplo, en la Estrategia de inversión en Bolsa y Metales). Obviamente, los reyes en este apartado son el Oro y la Plata.

Normalmente, la inversión en metales se suele dividir en dos grupos importantes:

– Metales preciosos: Tales como Oro, Plata y Platino.
– Metales industriales: Tales como Cobre, Paladio y Aluminio.

5. Materias Primas

Este es un grupo que nos permite invertir en una amplia variedad de activos financieros. En general, sólo los inversores más avanzados suelen operar con ellos, ya que se precisa gran conocimiento de los mercados de derivados (Futuros, Opciones, CFD y Warrants). Eso sí, también existe un modo más fácil de invertir en estos mercados, consistente en destinar una parte de nuestro capital a comprar un ETF especializado en este sector.

No voy a entrar en el debate de si es ético o no dedicarse a especular en los mercados de materias primas, ya que hay opiniones para todos los gustos. Aquí la idea es únicamente revelar la existencia de este tipo de inversión y mi objetivo no es incitar a hacer trading con alimentos. Toda persona adulta debe ser capaz de tomar sus propias decisiones.

Los tipos principales de inversiones en materias primas son los siguientes:

– Materias Primas Agrícolas: Tales como Maíz, Trigo y Arroz.

– Materias Primas Perecederas: Tales como Cacao, Café y Azúcar.
– Materias Primas Ganaderas: Tales como Ganado Bovino, Ganado Porcino y Ganado Lechero.

6. Energía

En realidad, se trata también de un tipo de inversión en materias primas. Sin embargo, debido a las propiedades tan particulares que la caracterizan, es mejor separarla claramente de las agrícolas y ganaderas. Aquí el rey es el Petróleo, activo ampliamente utilizado por los traders experimentados. Sin embargo, no es la única materia prima energética disponible para trading y también podemos trabajar con otros activos tales como Gas Natural, Gasolina y Combustible de Calefacción.

En general, estamos hablando de inversiones con una alta volatilidad. Esta característica hace que sean muy apetecibles para los traders expertos y, al mismo tiempo, que sean poco recomendables para los inversores principiantes e incluso para los de nivel medio. Son las dos caras de una misma moneda…

Una vez vistas las primeras tipologías de la lista, el próximo día (en un nuevo post) terminaremos de ver los los principales Tipos de Inversión. Recordemos que, tal y como hemos dicho al principio, nos quedan pendientes los siguientes: Bienes Inmobiliarios, Bonos, Renta Fija de Corto Plazo, Inversiones Alternativas y Depósitos Monetarios.

7. Bienes Inmobiliarios

Este tipo de inversión, causante de la crisis económica del año 2008, no necesita demasiada presentación: prácticamente todo el mundo sabe qué es un inmueble. Sin embargo, conviene puntualizar que aquí estamos hablando de inversiones financieras y, por tanto, no nos referimos a la especulación con bienes físicos.

Afortunadamente, en la industria financiera también existen herramientas para invertir en el mercado inmobiliario sin necesidad de adquirir físicamente una propiedad. Hoy en día, las alternativas más conocidas para operar con este tipo de activos son las siguientes:

– Fondos Inmobiliarios: se trata de fondos que utilizan el capital de los partícipes para comprar activos inmobiliarios y rentabilizarlos mediante su alquiler.
– Sociedades REIT y SOCIMI: las sociedades SOCIMI (en España) o REIT (fuera de España) son empresas que se dedican a comprar activos inmobiliarios y a obtener beneficios mediante su venta posterior o, sobre todo, mediante el arrendamiento de los mismos.

– Fondos y ETF del sector REIT: se trata de fondos y ETF que, tal y como se puede deducir, invierten únicamente en sociedades REIT.

8. Bonos

Se trata de un tipo de inversión en Renta Fija donde el inversor entrega un capital a largo plazo (por ejemplo, 10 años o 20 años) y, a cambio, recibe un cupón anual de una rentabilidad fija predefinida. Los Bonos pueden ser públicos (estatales) o de empresas privadas.

Hay que tener en cuenta que con los Bonos se puede invertir de dos formas opuestas:

– Por un lado, podemos entregar el capital hasta el vencimiento del plazo completo y dedicarnos a cobrar el cupón anual sin más sobresaltos (algo así como cobrar los dividendos anuales de las acciones de una empresa). Esto sería algo similar a tener un depósito bancario a plazo fijo.

– Por otro lado, podríamos acudir al mercado secundario y tratar de especular con la compra/venta de Bonos (tal y como se hace con las acciones en la Bolsa). En este segundo caso deberíamos tener en cuenta que, aunque se llame Renta Fija, la volatilidad del mercado (y, por tanto, las pérdidas) podrían llegar a ser elevadas.

9. Renta Fija de Corto Plazo

Se trata de un tipo de inversión similar a la del punto anterior, pero en este caso estamos trabajando con plazos temporales más reducidos. Comentar que se trata de la inversión más segura que podemos encontrar en los mercados financieros. En este apartado encajarían los Bonos con plazos de vencimiento inferiores a los 2 años o, como mucho, a los 3 años.

Aunque varía un poco de un país a otro, en España este tipo de inversión estaría representada (en su versión pública) por las Letras del Tesoro. Se trata de un tipo de bono con un plazo de vencimiento inferior a los 18 meses y respaldado por el Estado.

10. Inversiones Alternativas

En este apartado incluyo todas aquellas inversiones financieras fácilmente accesibles hoy en día pero que no están reguladas por ningún organismo oficial. Aunque pueden llegar a ser muy rentables, debemos evaluar con cuidado dónde depositamos nuestro dinero: en caso de quiebra, no estaremos cubiertos por el FOGAIN (Fondo de Garantía de Inversiones).

Se trata de un tipo de inversión bastante heterogéneo y sería muy complicado abarcar todas sus posibles variantes. Una lista, no exhaustiva, de este tipo de inversión sería la siguiente:

– Inversiones de Alta Rentabilidad: Planes HYIP (High Yield Investment Program) o inversión en Divisas no respaldadas (tales como el Bitcoin).

 – Planes de inversión en bienes varios: Planes en sellos (tales como los de Afinsa), Planes en materias primas (tales como los de Bosques Naturales) o Planes en arte (tales como los de la empresa Arte y Naturaleza).

– Plataformas de Inversión: Plataformas de Privaty Equity o inversión en Startups (tales como las plataformas FundRise o UInvest) o Plataformas de Crowfunding para inversión en diversos tipos de proyectos.

11. Depósitos Monetarios

Este apartado hace referencia a la utilización de los depósitos de entidades bancarias, ya sea de forma directa o mediante un fondo de inversión especializado en ello. He estado dudando hasta el último momento si incluir este punto en la lista ya que, desde mi punto de vista, los depósitos serían un tipo de Ahorro y no un tipo de Inversión. Pero bueno, finalmente he decidido dejarlo por si alguien lo echaba de menos.

Posiblemente haya algún tipo de inversión financiera adicional que no he contemplado en la lista anterior. Pero, en líneas generales, creo que es un elenco bastante completo de las diferentes opciones que nos podemos encontrar hoy en día en los mercados. Obviamente, la dificultad vendrá cuando tengamos que elegir la más adecuada para nuestro perfil de inversión.

¿Qué tipo de Inversión tengo que elegir?

En realidad, no existe una receta mágica que nos diga cuál es el tipo de inversión más apropiado según nuestras características de inversor. Al igual que hay multitud de tipos de inversión, también tendremos multitud de formas de estructurar nuestra cuenta de inversión.

En líneas generales, lo ideal sería abarcar el mayor número posible de tipos de inversión, siempre y cuando tengamos el conocimiento suficiente para operar con ellas. Es decir, lo mejor para un inversor experto sería hacer un seguimiento constante de toda la lista de opciones anteriormente citada y operar allí donde identifique la mejor oportunidad en términos de rentabilidad y riesgo.

Sin embargo, esto sería demasiado complicado para un inversor novato. Al principiante yo le recomendaría que empezase con las acciones y los índices de Bolsa, ya que es lo que más rápido se aprende. Posteriormente, conforme fuese adquiriendo algo de experiencia, lo ideal sería que poco a poco fuera incorporando nuevos tipos de inversiones a su cartera, tales como Divisas (Forex), Metales y Materias Primas. El truco está en hacer que esta ampliación sea progresiva.

Por supuesto, no es obligatorio operar con todos los tipos de inversiones. Si, por la razón que sea, no nos gusta operar con Bonos, entonces podemos excluir esta tipología de nuestra cuenta y dedicarnos a trabajar con el resto. Lo bueno es que, al disponer de tantas opciones, el número de combinaciones es muy elevado. Como ejemplo, os dejo el enlace al post en el que hace algún tiempo publiqué la estructura de mis cuentas de inversion.

Conclusión sobre Inversiones Financieras

En definitiva, en el artículo hemos visto la clasificación de las Inversiones Financieras según mi particular punto de vista. Creo que es una forma muy operativa de hacerlo, ya que puede trasladarse rápidamente a la práctica y usarse para estructurar (de una manera u otra) nuestra cuenta de inversión.

Resumiendo, la lista incluía a las siguientes tipologías: Acciones, Indices de Bolsa, Divisas, Metales, Materias Primas, Energía, Bienes Inmobiliarios, Bonos, Renta Fija de Corto Plazo, Inversiones Alternativas y Depósitos Monetarios. Posiblemente se pueda incluir algún tipo adicional (si se os ocurre alguno, no dudéis en comentármelo).

La importancia de publicar esta lista es poner de manifiesto, sobre todo para los inversores principiantes, que el mundo de la inversión (y del trading) es algo más que la operativa con acciones o con índices de Bolsa. Si este artículo os ayuda a descubrirlo en los primeros años de andadura, vosotros os ahorraréis mucho tiempo de transición y yo me podré dar por satisfecho.

Pues nada, espero que todo lo comentado sobre los diferentes tipos de inversión os sea de ayuda en vuestro día a día (que es de lo que se trata, al fin y al cabo). Cualquier pregunta que se os ocurra al respecto, no dudéis en realizarla…

Fuente: http://www.tambolsa.es